"Para llegar al fin, amar..." Fr. José León Torres

Equipo de Gobierno

“El más grande entre ustedes, que se haga el servidor de todos” Mt. 23,11

 

La verdadera autoridad es el servicio. A imagen de Jesús el Evangelio nos propone vivir la autoridad como servicio y a eso está llamado todo el equipo de Gobierno General, promoviendo el bien común, unificando la familia religiosa, velando por la fidelidad al carisma fundacional y promoviendo la relación autoridad-obediencia, por la que se comunica la voluntad de Dios, a través de Cristo, la Iglesia, el Papa, los Obispos y las Superioras.

La Casa Generalicia, se encuentra en Córdoba, y es la residencia de la Superiora General y la sede de los servicios generales de la Congregación.

NUESTRO GOBIERNO GENERAL

Hna. Lucía De Luca

Hna. Lucía De Luca

Superiora General

La Superiora General desempeña el servicio de gobierno de la Congregación acompañada por cinco consejeras, elegidas en el Capítulo General, cuya función es asesorar y aconsejar en orden a los intereses de la Congregación y están organizadas en Áreas de gobierno. Fue electa para el periodo 2017-2023. En el servicio de la animación de gobierno general, tiene como principal misión pastoral, velar el desarrollo del proyecto común en orden a la santidad de cada uno de sus miembros, fomentar la caridad fraterna, la observancia regular y la misión redentora en fidelidad al Carisma fundacional.

Hna. Ana María Leinecker

Vicaria general y consejera del área pastoral de educación

El cargo de Vicaria General tiene la función de hacer las veces de la Superiora General, en caso de ausencia. Como Consejera del Área tiene la responsabilidad de animar, acompañar y orientar la acción educativa-pastoral en las instituciones educativas de la Congregación, a fin de que, vivan y proyecten la identidad de la educación redentora, que el Padre Torres transmitió a sus religiosas, para llevar adelante el servicio educativo - pastoral.

Hna. Margarita Santamaría

Hna. Margarita Santamaría

Administración general

Este cargo tiene la finalidad fundamental de velar para que todos los bienes del Instituto, estén al servicio de la misión apostólica, a través del cuidado y asesoramiento en el destino, uso, administración y comunicación de los bienes que deben ser regidos por criterios básicos de justicia y caridad, de pobreza y solicitud por el bien común, animando a todos los miembros a dar testimonio de pobreza de acuerdo al estilo propio de ser mercedaria.

Hna. Eva Arce

Hna. Eva Arce

Consejera del área de misión redentora

Interpeladas por los rostros de los nuevos cautivos de este tiempo, en el pasado Capítulo General, nos sentimos llamadas por la acción del Espíritu Santo y animadas por el carisma redentor, a dar una respuesta desde esta nueva Área, para que, desde nuestra presencia como religiosas Mercedarias del Niño Jesús, y una activa participación en la acción misionera de la Iglesia, seamos enviadas a hacer presente a Jesucristo redentor donde la vida, la libertad y la dignidad de las personas continúan siendo urgente el anuncio del Evangelio de la libertad y la caridad.

Hna. Betina Moyano

Consejera encargada de la formación inicial

En la Congregación la competencia de la Consejera del Área, es de gran importancia, en cuanto que, acompaña y orienta a las formandas a discernir su vocación específica, en la búsqueda y experiencia de Dios, desde una opción libre, en su camino de preparación para la consagración en la Vida Religiosa Mercedaria, en las diversas etapas del proceso de iniciación formativos, de acuerdo a las exigencias del Evangelio.

Hna. Stella Ridolfi

Hna. Stella Ridolfi

Consejera encargada de la formación permanente

La Consejera del Área, orienta y sostiene especialmente la Formación Permanente de las religiosas, a fin de revitalizar la vida de la Congregación desde la vivencia de nuestra identidad carismática y la proyección en la misión evangelizadora redentora, impulsando la reflexión e internalización de nuestra propia espiritualidad, intensificando la comunión fraterna y sentido eclesial que nos ayuden a un verdadero proceso de revitalización y renovación de nuestras estructuras comunitarias e institucionales.

A continuación tendrán una breve presentación de nuestras Hermanas que están brindando este servicio: 

Hna. Lucia María De Luca

Soy entrerriana, nacida en la ciudad de Larroque el 10 de diciembre de 1964. Me siento hija amada de Dios y movida a compartir caminos de libertad con los demás; desde enero del 2017 mis hermanas de Congregación me han pedido el servicio de animación general de la Congregación.

Mi familia está constituida por mis padres, Silvia y Franco (él ya en el cielo) que nos educaron en los valores cristianos y nos enseñaron a vivir en libertad. Tengo 4 hermanos: Sergio, Renzo, Paola y Bruno. A mis 28 años ingresé a la Congregación, porque “Jesús llamó a los que Él quiso”. Tiempo en que me encontraba ejerciendo como profesora de Matemática, Física y Cosmografía.

El Carisma de las Hermanas Mercedarias del Niño Jesús, fue el camino que Dios eligió para que pudiera desplegar esa libertad dada por Dios, aprendida en el seno familiar y que se ha concretado de una manera particular: educar para que otros puedan lograr recuperar su dignidad como personas.

A lo largo de estos años el Señor me ha permitido ejercer la docencia de muchas maneras y eso me permite disfrutar de la vida, compartir la pasión por la libertad y caminar con otras/os, mis hermanos de camino.

Entre las frases de la escritura que me acompañan puedo expresar: “Llamó a los que Él quiso”, “Consolad a mi pueblo dice el Señor”, “El Señor es mi pastor, nada me puede faltar”, “Mi alma canta la grandeza del Señor”.

Hna. Ana María Leinecker

Nací en La Paz, Entre Ríos. Soy la mayor de seis hermanos, de varios tíos de ambos padres. Ingrese a la congregación a los veintiún años, donde fui muy bien recibida para prepararme a realizar los votos de pobreza castidad y obediencia y probar si era lo que buscaba para mi futuro. Mi motivación fuerte fue siempre servir a los demás ,y me gustaba superarme , como todo joven era muy audaz en cada tarea que tenía que desempeñarme, buscaba creativamente distintas alternativas para realizar lo mejor posible, como acompañar niños y adolescentes en situación de abandono o ausencia de padres, de bajos recursos económicos.

En mi trayectoria fui directora del hogar SAN JOSÉ en Concordia, y superiora en varias provincias. Últimamente soy formadora de junioras, vicaría de la congregación, secretaría de Educación pastoral, y por mi servicio actual, vivo en la casa general, Córdoba.

Hna. Margarita María Santamaría

Nací en Banfield- provincia de Buenos Aires – en el seno de una familia cristiana compuesta por 6 varones y yo, que soy melliza, la del medio.

Suelo describir mi vida como un camino en ascenso comenzando por terreno liso acompañada de mi familia y ascendiendo lentamente en cada etapa de mi vida. Para comenzar a subir las sierras decidí integrarme activamente al Colegio “Nuestra Señora de Lourdes” una escuela católica donde me recibí y ejercí la docencia durante 14 años, participé de la pastoral juvenil de la Parroquia “Nuestra Señora de Luján”, donde pude sentir más fuertemente el llamado a la Vida Consagrada y comenzar a subir la pre-cordillera, ingresando a la Congregación de Hermanas Mercedarias del Niño Jesús, que conocía un poco, porque una tía era miembro de la misma.

Desde entonces he subido y bajado, ejerciendo la docencia, desde la dirección de los colegios y acompañando a la Comunidad Educativa para dar pasos de liberación. Tuve resbalones y tiempos para descansar en las praderas verdes que el Señor me ofrecía; cada vez que alcanzaba una meta, veía que había otra cima más alta y más hermosa, ahora ya en la edad madura, después de 39 años de profesión, creo que, para llegar al Monte Santo, lo principal es amar y llegar hasta el Amado.

En estos últimos años, los desafíos fueron mayores, no alcanzó la experiencia de escalas anteriores y tuve que esforzarme por mantener mi rumbo, estoy ejerciendo el cargo de Consejera en la Administración de la Congregación y me costó no poder continuar acompañando desde la educación. Como siempre, sigo teniendo caídas, períodos de dolor, de impotencia; es entonces cuando otra vez aprovechando las verdes praderas, trato de recuperarme de los golpes, recordar que soy la hija amada de Dios y tomándome de Su mano que no permite que me hunda, sigo buscando cómo llegar al ascenso definitivo.

Hna. Eva Arce

Hola… soy la Hna Eva, nací en Maria Grande, Dpto. Paraná. En el año 1965 ingresé a mi querida congregación, a los 16 años y medio, sin permiso de mi mamá. Fueron las Hnas a solicitar la autorización para que pueda quedarme. Hoy por hoy, quiero contarles que este año hace ya 57 años que visto el hábito mercedario al que llevo muy feliz. Además decirles que estoy de responsable del Área de Misión Redentora. Es una de Áreas que pertenecen al Gobierno General. Trabajo con varios grupos cómo Crisol, Voluntariado, CEM, Misiones, Pastoral Juvenil, Exalumnos, Diversas cautividad, en salida a las periferias, etc. Y voy relacionándome, en lo posible, con los distintos grupos congregacionales. A esos grupos pueden unirse para integrarse y ser parte de ellos. Los invito a formar parte y ser miembros activos allí donde se sientan llamados y les gustaría integrarlos. Los espero a participar y vivir nuestra espiritualidad mercedaria siendo parte de nuestra familia. Anímense!!!

Hna. Betina Moyano

Nací en Córdoba y actualmente tengo 43 años. Ingresé a la Congregación en el año 2001, atraída por la vida comunitaria. Llevo 17 años de vida religiosa y soy feliz trabajando por la libertad y la redención. Formo parte del Gobierno General y estoy en el área de formación inicial y Pastoral Vocacional.

Hna. Stella Ridolfi

Nací en Hernandarias, Entre Ríos, tengo 42 años, hice mi primera profesión en el año 2008 y la profesión perpetua en 2014.

Comencé a acompañar el área de formación continua en el año 2020; desde allí con grupo de Hermanas nos propusimos realizar distintas actividades dentro de lo posible, ya que nos vimos afectados por la pandemia.

Nuestro objetivo es poder ofrecer espacios de intercambio, oración y formación. Realizamos cursos virtuales, encuentros y charlas, compartiendo, para no perder comunicación entre todas las Hermanas.

Durante este año, tuvimos algunos encuentros con expositores que nos ayudaron a reflexionar acerca de los consejos evangélicos y su vivencia hoy.

Como dice nuestro directorio: “Cada Religiosa es responsable de su formación continua. Cultivará una disposición constante a la oración, a la conversión; a dejarse orientar por un maestro de vida espiritual…”